INICIO / PREGUNTAS Y RESPUESTAS / ¿ESTÁN LOS OGM CONTRIBUYENDO A LA MUERTE DE ABEJAS Y MARIPOSAS?

 

Abejas: La EPA (Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos) y otras autoridades reconocen que las poblaciones de abejas pueden verse afectadas por diversos factores, lo que incluye pestes y parásitos, enfermedades microbianas, una dieta inadecuada y pérdida de diversidad genética, según explica Paul Driessen, un importante autor y analista de políticas.
 

De acuerdo con Paul, "los procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos señalaron que es posible que las abejas estén muriendo no como consecuencia de una sola toxina o enfermedad, sino debido a una variedad de factores". Asimismo, agrega: "Los cultivos genéticamente modificados no han sido involucrados en el CCD (problema de colapso de colonias) y, de hecho, han permitido que se cultiven más alimentos y demás cultivos en superficies menores, con menos insecticidas e incluso en condiciones de lluvias limitadas o sequía".

 

Mariposas: Existe una variedad de factores que afectan a las poblaciones de mariposas monarca, tales como la deforestación, los parásitos y las menguantes poblaciones de sus plantas de algodoncillo, lo que incluye reclamos de que los OGM y los herbicidas contribuyen a la disminución del algodoncillo.

 

Andrew Kniss, profesor adjunto de Ecología y Manejo de Malezas de la Universidad de Wyoming, explica por qué la causa de la disminución del algodoncillo es una cuestión compleja y concluye que, si bien los herbicidas pueden haber contribuido a la disminución de especies como el algodoncillo, "la investigación sugiere que hay factores más importantes que los herbicidas responsables de la disminución de las especies de plantas nativas cerca de campos de cultivos, [tales como] el algodoncillo".  

 

Las cambiantes prácticas de administración de tierras son un factor importante. Los investigadores, los grupos de conservación, las agencias gubernamentales y la comunidad agrícola están identificando formas de restablecer el hábitat funcional en el panorama agrícola, y reconocen la necesidad de establecer sistemas agrícolas productivos.

 

Cabe destacar que antes de que pueda producirse un cultivo genéticamente modificado de forma comercial, las empresas que desarrollan este tipo de plantas deben demostrar que las nuevas plantas no son dañinas para los demás insectos, tales como las abejas y las mariposas.