INVESTIGAR

LOS OGM Y LA SALUD

 

INICIO / INVESTIGAR / LOS OGM Y LA SALUD

 

La salud y la seguridad de los organismos genéticamente modificados (OGM) es un tema de debate importante. Obtenga más información sobre la regulación de los OGM, las pruebas de seguridad y los organismos científicos y gubernamentales que han ratificado la seguridad de los cultivos y alimentos genéticamente modificados.

 

Investigados y estudiados exhaustivamente

Antes de que lleguen al mercado, los cultivos provenientes de semillas genéticamente modificadas se estudian exhaustivamente para garantizar que sean seguros para las personas, los animales y el ambiente. Los productos genéticamente modificados actuales son los productos agrícolas más investigados y probados de la historia.
 

 
 

 

 

 

Comprensión precisa de las plantas

Al crear un OGM, los investigadores copian la información genética específica de una planta u organismo y la introducen en otro para mejorarlo o potenciar una característica o rasgo específico, tal como la resistencia a insectos. Los investigadores caracterizan de manera muy precisa qué cambio están haciendo en el genoma de la planta y cómo este va a afectar el metabolismo de las células vegetales. Luego, las plantas se someten a pruebas exhaustivas en el invernadero y en el campo, y los investigadores buscan las diferencias que puede haber entre la planta genéticamente modificada y las convencionales. Las plantas que crecen en el campo, en una amplia gama de ambientes, también se cosechan y se analizan para estudiar su composición.

 

 

 

 

Igual que otros cultivos

Los cultivos biotecnológicos actualmente disponibles en el mercado son equivalentes desde el punto de vista de su composición y características nutricionales a sus homólogos no genéticamente modificados. Las pruebas han demostrado y la revisión de la FDA ha confirmado que los OGM son nutricionalmente equivalentes a los cultivos no genéticamente modificados y tienen los mismos niveles de nutrientes clave​, como aminoácidos, proteínas, fibra, minerales y vitaminas.
 

 

 

 

Ninguna relación con enfermedades

Los alimentos provenientes de OGM se digieren de la misma forma que aquellos provenientes de cultivos no genéticamente modificados. Cientos de estudios han demostrado y continúan demostrando que los OGM no presentan riesgos para la salud: no causan nuevas alergias, cáncer, infertilidad, déficit de atención por hiperactividad ni ninguna otra enfermedad. Desde que los agricultores empezaron a usar semillas genéticamente modificadas (desde alrededor de 1994), no ha habido ni una sola instancia documentada de un daño a la salud humana provocada por modificaciones genéticas, lo que incluye nuevas reacciones alérgicas.